Las primeras definiciones del Presidente electo en macroeconomía y justicia

Viernes, 24 de diciembre de 2021

Esta semana el Presidente electo Gabriel Boric dio luces de lo que serán las primeras directrices que adoptará no solo sobre su gabinete, sino también en política macroeconómica y la forma en que enfrentará las demandas judiciales de los detenidos por disturbios en las manifestaciones tras el 18 de octubre de 2019.

En el ex comando presidencial indican que las dos primeras van de la mano y que serán mayormente explicitadas durante los primeros 10 días del 2022. La tercera, quizás la más compleja en términos políticos volverá a reflotar la próxima semana, ya que se reuniría con el Presidente de la Corte Suprema en un saludo protocolar.

Al salir de su visita a las dependencias del ex Congreso Nacional donde sesiona la Convención Constitucional para reunirse con la presidenta de la instancia, Elisa Loncón,  Boric  insistió en ser partidario de un gabinete con “los mejores y las mejores, y que eso significa un gabinete con paritario, con una visión nacional, con diferentes miradas y experiencias, y corrientes de izquierda y centro”.

Luego de ello, comenzó a prepararse para la instalación de su nuevo Gobierno en el Palacio de La Moneda con una cronología calendarizada de actividades y objetivos. De hecho, esta jueves cambió las oficinas del comando desde la ex factoría Italia a la casona del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile en calle Condell frente a la PDI.

Jackson apunta a la moderación

En ese lugar comenzó a preparar lo que serán las conversaciones con los partidos políticos, que se iniciarían la próxima semana, con miras a las definiciones de sus políticas de acuerdo, y los nombres para definir su equipo ministerial.

Uno de los puntos que más lo aboca es definir el equipo que dirigirá el Ministerio de Hacienda. Ello, debido a que en el círculo presidencial del electo Mandatario hay conciencia de que se debe transmitir certidumbres a los mercados financieros y dar señales de moderación que permitan mantener el nivel de inversiones.

De hecho, el encargado político del comando, el diputado Giorgio Jackson señaló en Tolerancia Cero de CHV se le consultó si el sello del Gobierno estaría sintonizado con el candidato de izquierda de la primera vuelta o más bien con el de moderación visto en el balotaje. Ante lo cual el diputado de RD respondió: “Es imposible desconocer que esta elección es la de segunda vuelta”

Al día siguiente a la  elección, el jefe del equipo político, sostuvo en dos puntos de prensa que “las reformas de nuestro programas son aspectos donde tendremos que persuadir al nuevo Congreso y que los proyectos que se ingresan no salen igual que como entraron y el Presidente tendrá que lograr acuerdos”.

Los exégetas del presidente electo, explican que existe la sensación de que si bien serán negociaciones difíciles, en la actual oposición, en un sector importante de los parlamentarios de Chile Vamos, hay voluntad para buscar entendimientos que permitan aprobar medidas que mejores la situación económica de la población, por lo que Boric deberá comenzar negociando desde el 12 de marzo o antes.

Negociación con la derecha y gradualidad en reformas

En la casona de calle Condell, consideran que mantener un crecimiento económico adecuado con índices macroeconómicos estables es una prioridad. Y en esa línea esta semana comenzó a reforzar el concepto de gradualidad, a la espera de lo que sería la primera de las reformas: la tributaria. La cual deberá ser impulsada por Segpres y el titular de Hacienda.

De  hecho, sutilmente, eso esbozó también esta semana, tanto en el ex Congreso como en la reunión con la presidenta del Senado, Ximena Rincón, el gobernante electo.

“Las certidumbres en materia económica son importantes. Tengan tranquilidad vamos a dar las señales correctas (…) estoy escuchando las señales económicas cómo también la voz de los chilenos (…) Quiero dar una señal de tranquilidad estamos comprometido con la convergencia fiscal, equilibrios macroeconómicos y qué las grandes reformas que nos hemos planteado la tenemos que hacer paso a paso. Porque si no nos desbarrancamos. Esto lo vamos a respetar”, afirmó el Mandatario electo, Gabriel Boric.

Y agregó: “Esto no fue, a diferencia de lo que pudieran pensar algunos, un discurso meramente electoral, es la convicción profunda que tengo para que avancemos con unidad y los cambios sean perdurables en el tiempo y para ello se requiere la construcción de amplias mayorías. Va a ser un gobierno de mucha conversación no solo en el Parlamento sino también en las organizaciones sociales”.

Cita bilateral con su par de la Corte Suprema y “presos de la revuelta”

Una de las reuniones más esperadas es la que sostendrá con el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, la cual había estado contemplada para esta semana, pero todo indica que se posterga para los días previos al Año Nuevo. Según explican desde el Frente Amplio, Boric y su equipo, que históricamente ha sido crítico de la Justicia, se encuentran analizando la situación de varios detenidos en los hechos posteriores al 18 de octubre de 2019. Posiblemente, el retraso se deba a que, a principio de enero, el ministro Silva dejará de presidencia de la Suprema y entregará el mando a otro de sus pares:  el ministro Juan Eduardo Fuentes.

En el comando explican que es un ministro de la Corte que se acomoda más al estilo Boric. El juez Juan Eduardo Fuentes integra la Primera Sala Civil. Además, es parte del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel), donde este año se confirmó el fallo que anuló por irregularidades las elecciones municipales de San Ramón, en las había sido reelecto el alcalde Miguel Ángel Aguilera (ex PS)

Mientras fue ministro de la Corte de Santiago, entre 2002 y 2011, fue nombrado para investigar el homicidio del cantautor Víctor Jara en el Estadio Chile en 1973.

El saliente presidente Guillermo Silva fue defensor de la prisión preventiva de los detenidos de octubre: “Las personas que están privadas de libertad lo están por un motivo que justifique esa privación”, señaló el año pasado en una entrevista con El Mostrador. El magistrado, cumbre 75 años el 2022, y su reemplazo será uno de los nombramientos que deberá zanjar Boric el próximo año.

Boric: “Vamos a respetar la autonomía del Poder Judicial”

En esta materia se han evidenciado diferencias entre el PC y los partidos del Frente Amplio. Mientras comunistas defendieron la idea de indultar, dirigentes como el propio Jackson han defendido la línea de resolver caso a caso.

Esta semana, explican conocedores del tema, la situación de los denominados detenidos de la revuelta volvió a tratarse dentro del comando.

En ambos sectores de Apruebo Dignidad, coinciden en la idea de que ha habido un “exceso” de detenciones preventivas y que aplicar la idea de indultos al llegar a La Moneda, sólo desgastaría la imagen presidencial enfrentando críticas de sectores de Chile Vamos, donde necesitará de una veintena de votos para aprobar sus proyectos más emblemáticos.

“Nosotros estamos tranquilos con que no se insista en la Ley de Seguridad interior del Estado. Ahora como se resolverá, buscaremos la manera, pero sabemos que será el Presidente electo el que tenga la última palabra”, dijo uno de los líderes del PC a EL DÍNAMO.

Algo deslizó sobre el punto el vencedor de los comicios del domingo. “Vamos a respetar la autonomía del Poder Judicial como corresponde y lo que esté en manos del Ejecutivo respecto de las querellas por ley de seguridad interior del Estado, facilitar que esto se resuelva de la mejor manera posible. Ahí por supuesto va a haber que evaluar, es mi deber ser cuidadoso pero en esto no hay diferencias entre Giorgio y Camila, ni entre los partidos de Apruebo Dignidad”, señaló el lunes el presidente electo.

Las miradas hacia Carlos Gajardo

Hasta ahora en el ex comando, explican que Boric, es partidario de “respetar las decisiones del Poder Judicial”, pero que a la vez su ministro de Justicia, cargo que posiblemente recaería en el ex fiscal Gajardo, deberá agilizar los procesos y convencer a los tribunales de liberar a quienes llevan más de un año en prisión preventiva  por delitos menores.

Consultado al respecto, Gajardo expresó a este medio “no tener comentarios que hacer ni general ni en particular”.

Sin embargo, hace unos meses en radio Universidad de Chile afirmó que: “No hay ninguna explicación jurídica para que imputados por desórdenes, sin antecedentes, se mantengan en prisión preventiva”

© FUENTE ORIGINAL