"Ven, te voy a mostrar mi dormitorio…": Luis Jara impactó con curiosa técnica que utilizó para vender su casa

Miércoles, 20 de octubre de 2021

Aunque llevaba un buen tiempo viviendo en Miami, Estados Unidos, Luis Jara estuvo de paso por Chile. Y en su regreso al país, aprovechó de ir “Los 5 Mandamientos”, programa de Canal 13 donde conversó de lo humano y lo divino con Martín Cárcamo.

Y en la charla, el cantante y animador habló por primera vez de sus motivos para radicarse en Gringolandia, aparentemente sin vuelta atrás.

«La Silvana (su esposa) siempre quiso vivir en Miami, ella estudió en Miami. Tengo un hijo que se recibió y vive allá. Y al final faltaba yo», dijo. «Es cerrar un círculo de algo que en rigor me había hecho feliz, pero le cuesta cerrar ciclos a uno, da miedo. Hay que atreverse a no quedarse pegado en la nostalgia, sino que mirar hacia adelante, que es lo que hemos hecho como familia, y también yo como hombre. Tengo 55 años y probablemente estoy jugando los 15 minutos del partido, ya no estoy como figura de Sábados Gigantes. Cuando aterrizamos y llegamos a este nuevo domicilio sentí que podía tener un segundo aire, como jugar un segundo tiempo, como partir de cero», sostuvo.

Y en ese proceso de emigrar, se deshizo de su academia de canto, que se encontraba cerrada desde el estallido social.

«Nuestra academia tuvo 23 años de existencia, pasaron más de 2 mil jóvenes. Estaba ubicada en plena Plaza Italia, entonces esta revolución la vimos muy difícil al entender que los papás no podían ir a dejar a sus hijos. La Silvana la dirigía, era un proyecto personal, familiar, y dijimos ‘hay que cerrarla’», afirmó.

La curiosa anécdota de Luis Jara

Eso sí, lo más curioso de su relato llegó después, cuando le contó al “rubio natural” cómo lo hizo para vender la casa que tenían en Santiago.

«Cuando va el probable comprador, él no sabía que yo era el dueño de casa. Yo en mi casa siempre ando con bata. Al tipo le mostré toda la casa, se la vendí y le digo ‘por favor toma asiento. Yo no te estoy vendiendo una casa: yo te estoy vendiendo un hogar’”, reveló.

Y ene esa misma línea, agregó: “esa casa para mí es muy significativa, muy simbólica, es un lugar que tiene emociones, hay una energía. Entonces yo no estaba vendiendo una casa con paredes: había un registro mío muy potente. De repente le digo ‘ven, te voy a mostrar mi dormitorio’. Entra, lo hago sentarse, y le digo: ‘esta pieza está llena de sexo. Aquí te vas a volver loco. La energía que te estoy dejando no tiene precio’», bromeó.

© FUENTE ORIGINAL